Beneficios de la pintura electrostática

Una alternativa para recubrir piezas plásticas o metálicas, con características físicas superiores a las pinturas tradicionales es la pintura electrostática. Este lacado pintuco, se conoce también como pintura en polvo y es utilizada para lograr un acabado más resistente y uniforme. Pues se adhiere eficazmente a las piezas gracias a las partículas que la conforman y al proceso electrostático que implica. De ahí que, por los numerosos beneficios de la pintura electrostática, se explica su popularidad en la actualidad. Ya que no sólo porque recubren con calidad, sino también ofrece diversos usos con bajo impacto en el ambiente, entre otros aspectos.

¿Por qué usar pintura electrostática?

La pintura electrostática está compuesta por minerales, resinas sintéticas, aditivos, cargas, pigmentos y algunos componentes endurecedores. Estas características la convierten en una pintura en seco que, a diferencia de las pinturas convencionales líquidas, no requiere mezclarse con solventes y por ende, ofrece una mayor eficiencia en su aplicación. A partir de este y otros aspectos característicos, ofrece un sinfín de bondades. Las cuales sintetizaremos en siete beneficios de la pintura electrostática:

Fácil aplicación

Estas pinturas electrostáticas vienen listas para usarse. Pues como ya se mencionó, no es necesario diluirlas con otros componentes, tal como las pinturas convencionales. Siendo una de éstas las de aceite, que se mezclan con catalizadores. Mientras que, otras requieren solventes aún más perjudiciales y trabajosos.

Es versátil y disminuye costos

Puede utilizarse en diversos campos e industrias como la automotriz y también en el sector comercial, hospitalario y eléctrico. Asimismo, en el ámbito del hogar tanto en electrodomésticos, estantes, mesas, closets, camas, sanitarios, entre infinidad de elementos más presentes en casa. Inclusive puede aplicarse en el sector agricultor, pues éste implica el uso de maquinaria pesada. La cual no sólo puede revestirse con la pintura electrostática, sino además, ésta le brindará protección ante factores climáticos. Logrando incrementar su durabilidad, mientras que disminuye costos al requerir menos mantenimiento.

Acabado perfecto y gran adherencia

Con esta pintura electrostática se obtiene una capa suave, que cubre uniformemente cada superficie. Bien sea de metal, plástico e incluso vidrio y otras superficies que soporten altas temperaturas en su horneado. Siendo así, su adherencia a las superficies es perfecta y por consiguiente, su recubrimiento es de mayor calidad. Por otro lado, al aplicar este tipo de pintura, se consigue el espesor deseado apenas con una capa de la misma. Además, se dispone en diversos colores vibrantes con variedad de efectos, tales como: brillantes, satinados, metálicos, texturizados y mate.

Secado rápido y fácil limpieza

Se aplica rápidamente gracias a su tecnología, que no implica de otros componentes como solventes y por lo tanto, su secado es rápido. De ahí que, pueden aplicarse capas sobre otras sin esperar tanto tiempo, pues al pintarse una pieza puede ingresar inmediatamente al horno y estar lista. Al terminar puede que queden mínimos residuos alrededor o en la piel, que pueden limpiarse con aspiradora o simplemente con agua tibia.

No es inflamable

Gracias a que no necesita fusionarse con solventes o catalizadores, la pintura electrostática no es inflamable. Por ende, no hay riesgo de provocar incendios y éstos disminuyen para quienes la aplican o yacen en el lugar. Por otra parte, cuando se realiza un plan de trabajo con la utilización de esta pintura, las pólizas de seguro disminuyen gracias a la seguridad garantizada en el uso de esta pintura.

Mayor resistencia

Sus componentes le otorgan una resistencia físico-química ante diversos factores que, a diferencia si logran dañar a la pintura convencional. Entonces, no sólo logra un aspecto estético portentoso, sino también, es resistente ante la corrosión, lluvia, rayos del sol, impactos, dobleces, rayones, entre otros agentes externos.

Son ecológicas y no afectan la salud

Las pinturas convencionales implican solventes que tienen gran impacto en el ambiente, pero las pinturas electrostáticas no. Además, el depósito de residuos es muy bajo, con casi un 100 % de reciclaje. Es decir, no se desperdicia a diferencia de la líquida que por ejemplo, al manchar áreas alrededor se pierde definitivamente. Igualmente, éstas dejan residuos asentados que por lo general se vierten en las tuberías y contaminan las aguas del ambiente. Pero todo esto se contrarresta con las pinturas en polvo y su eficiencia de aplicación. Si esta deja residuos de polvo, se puede mezclar con polvo virgen y se recicla. Así que no genera tanto desperdicio y no daña el ambiente ni la salud de quienes la aplican. Pues no requiere de solventes que se volatilizan y afectan el aparato respiratorio. Así como también al entrar en contacto con la piel, solo se requiere de agua caliente para removerla, sin necesidad de usar otros compuestos que la maltraten.