Pintura electrostática para línea blanca

Este tipo de recubrimiento suele ser utilizado para realizar el acabado de diferentes artículos. Tales como; electrodomésticos, equipos, herramientas de trabajo, utensilios y piezas de aluminio, partes de automóviles, motocicletas e incluso bicicletas. Entre otra gran cantidad de artículos, objetos y productos fabricados, principalmente, con materiales metálicos o polímeros que son sumamente duros y resistentes.

 

                Gracias a las diversas ventajas, beneficios y características que presenta la pintura electrostática, la misma es muy utilizada y valorada. Aún más por parte de la industria manufacturera, pues sus aplicaciones son muy diversas. Debido a que, desde el punto de vista cualitativo su aplicación es mucho más sencilla de llevar a cabo. En comparación con otras formas de recubrimiento. Además de ser un producto sumamente amigable con el medio ambiente como ya se mencionó anteriormente. Al no generar o liberar gases de efecto invernadero.

Pintura electrostática para línea blanca

                Si deseas aplicar por tu cuenta este tipo de pintura debes tomar en cuenta ciertas recomendaciones. Las cuales te ayudarán a gozar al 100% de todas las ventajas y beneficios que este tipo de pintura ofrece. Es algo fundamental adquirir el producto y todos los equipos necesarios con un proveedor de prestigio. Es decir, que tenga la experiencia y esté especializado en el área, de esa manera estarás utilizando un producto de calidad. Y por supuesto, se debe dominar la técnica correcta para realizar la aplicación de este tipo de pintura.

 

Aplica la pintura electrostática de manera adecuada

Existen tres pasos dentro del proceso de aplicación de esta pintura, los cuales son:

  • El pre tratamiento del metal. Se debe desengrasar la pieza y aplicarle una capa de fosfato mediante inmersión o de forma manual. Esto dependerá del fosfatizante que se utilice ya sea hierro o zinc.
  • Pintar. Lograr que la pintura en polvo se adhiera al metal electrostáticamente. Esto debe realizarse dentro de una cabina de aplicación y recuperación de polvo.
  • Curar la pieza recubierta. Esto se realiza colocando la pieza a hornear a 180 grados centígrados. Con el fin de que la pintura polimerice y pueda así, adquirir su acabado final.

Siguiendo estos pasos el resultado final al aplicar la pintura electrostática tendrá una serie de ventajas como son:

  • Apariencia: la pieza pintada con este tipo de pintura tendrá una apariencia más fina y de mejor calidad. Debido a que la capa es mucho más gruesa y aparenta visualmente, un mayor volumen. Se redondean los filos y La pintura es más tersa al tacto.
  • Resistencia de uso: la pintura en polvo es mucho más resistente a los golpes, ralladuras entre otros ataques que pueda sufrir la pieza.
  • Resistencia química: la pieza resiste mucho más al estar a la intemperie. Siendo más protegida ante los rayos ultravioleta, los ácidos, alcalinos, entre otras sustancias que puedan ser dañinas para la pieza pintada.

Como se puede notar, la pintura electrostática es sin duda la mejor opción que podemos encontrar por el acabado que se obtiene. Asimismo, la durabilidad de la pieza será mayor debido a la acción de la pintura electrostática sobre ésta.